Saltar al contenido

EL OPIO DEL PUEBLO

Por Iñaki Urdanibia.

Rigurosa presentación de las referencias a la religión en la travesía teórica de Karl Marx.

Es obvio que Karl Marx no dedicó un estudio específico al tema de la religión, sino que habló aquí y allá del asunto relacionándolo, como no podía ser de otro modo si en cuenta se tiene el eje de su quehacer, con lo económico, lo social, y… la emancipación de la clase obrera y por extensión de la humanidad. Ante esta diseminación que señalo cabe el peligro de elaborar una casa de citas entresacando en las obras marxianas, algunas citas elegidas, tarea que algunas editoriales moscovitas o similares se han solido encargar de realizar, no es el caso del libro que ahora acaba de presentar la editorial Trotta: «Sobre la religión. De la alienación religiosa al fetichismo de la mercancía», cuya edición e introducción de Reyes Mate y José A. Zamora, en el que se realiza un seguimiento riguroso de las obras de Marx desde los textos de juventud a los de madurez (conste que no hay que seguir a Althusser para establecer, de algún modo, esta división).

Los textos elegidos están citados en extenso lo que evita el peligro de la falta de contextualización o las simplificaciones debidas a los cortes indebidos y mutiladores. Así se puede seguir la evolución de las consideraciones de Marx desde sus primeros textos (el primero datado en 1935 y su continuación con escritos relacionados con su tesis doctoral sobre Demócrito y Epicuro, algunos artículos en revistas varias, cartas y sus primeras obras, como Contribución a la crítica de la filosofía del derecho de Hegel, La cuestión judía, Los manuscritos económico-filosóficos, La sagrada familia, etc.), para continuar por sus escritos relacionados con Feuerbach, hasta los pertenecientes a algún borrador de la crítica de la economía política, y, por supuesto, algunos extractos de El Capital tratando de la plusvalía, del fetichismo de la mercancía y de la llamada acumulación originaria.

Puede observarse un desplazamiento que se va dando en la obra de Marx en la medida en que su humanismo inicial va dejando paso a la pretendida ciencia de la economía; en este último viraje se presta una menor atención a la cuestión religiosa que sin embargo había ocupado una centralidad, o casi, en obras anteriores, en las que reivindicando, inicialmente, la libertad de expresión y de conciencia (con aires liberales propios del Programa de Gotha), varía hasta el punto de llegar a considerar que «la crítica de la religión es la condición preliminar de toda crítica», para posteriormente desatender prácticamente estos aspectos humanos… demasiados humanos que diría el otro.

La crítica de la ideología, en la que se incluirá la religiosa, que hace que el hombre sea invadido por la alienación, que en el caso de Feuerbach se limitaba a lo religioso y cuya solución debería llegar por la conversión ideológica en la onda del humanismo ya que la religión era una creación humana que hacía que los creadores otorgasen al ser pretendidamente superior creado, todos los valores que eran propios en un proceso de hipostasis que conducía a una debilitación humana en beneficio del ser creado, cuestión que Marx tomará como inspiración para aplicarla a lo social (la sociedad civil se despoja de sus capacidades en beneficio del estado, perdiendo así sus potencialidades) y a lo económico (al hacer que los proletarios perdiesen la capacidad de dominar todo el proceso de producción). La religión va a funcionar así como engaño y consuelo y justificación de lo dado.

La travesía, como ya ha quedado insinuado, va a conducir desde una mirada filosófica, y en cierta medida moralista, a la propia de la sociología y de la economía política; es obvio que desde las ilusiones del más allá, la necesidad señalada por Marx es la de hacer descender a una situación en la que no sean necesarias las ilusiones, lo que permitiría al hombre alcanzar su autonomía gravitando en torno a sí mismo. Punto en el que se puede atisbar una posición que la religión se emparentaría directamente que todos sus análisis críticos de la religión poseería, en germen, la crítica de la desgracia y de la alienación. Estas posturas puede observarse que van a ir cediendo su lugar a partir de la crítica del humanismo teórico de Feuerbach al posicionarse el crítico en un nivel teórico-crítico que asocia tal alienación con lo social, lo que supone proponer una exigencia de eliminar las condiciones sociales que producen el fenómeno religioso. De este modo de un inicial postura que subraya el carácter humano de la religión como creación de los humanos, se va a añadir otro aspecto esencial que va a consistir en explicar el hombre a partir de la historia y la sociedad, y la religión a partir de ellas.

En La ideología alemana ya se puede constatar que toma fuerza la división entre infraestructura y superestructura, siendo la religión uno más de los componentes de esta última; «toda religión no es más que el reflejo fantástico, en el cerebro de los hombres, de potencias exteriores que dominan su existencia cotidiana… llevando a que las potencias terrestres devengan en potencias supraterrestres». Es la impotencia de los hombres y sus temores, ante el poder de la naturaleza y ante las relaciones de clase que se dan en la sociedad y que se les escapan, los que van a empujarle a agarrarse a un principio explicativo que goza una supuesta omnipotencia.

Todas estas cuestiones pueden ser seguidas al tiempo que puede constatarse el abandono de cierta centralidad inicial, como ya he señalado, como señalan los editores y como puede constatarse en el seguimiento de los textos y su evolución.

Esta carencia señalada, un cierto causalimo mecanicista . va a tratar de ser subsanada con una luminosa presentación en anexo del pensamiento marxista sui generis de Walter Benjamin: capitalismo, religión e historia. El autor de los inacabados Pasajes, va a referirse al capitalismo como religión lo que implica una crítica a tal modo de producción, al tiempo que supone una crítica al pensamiento marxiano; y ahí es donde Benjamin recurre a Nietzsche, y su tendencia a lograr una vacuna que impida que el socialismo recaiga en el mismo economicismo productivista del capitalismo, al suponer una tendencia férreamente marcada por una filosofía de la historia que pone el acento en la marcha de la Historia independientemente de los costes humanos y sociales del progreso. La apuesta de Walter Benjamin abre el foco en vez de ceñirse a la propiedad privada extiende su mirada hacia otros sufrimientos que acucian al género humano, siguiendo la senda del Marx filósofo en vez del Marx científico… te recurriendo a ciertos presupuestos del judaísmo acerca del mesianismo, la redención, etc. lo que no quita para que la crítica a la religión pase a ocupar el puesto que había quedado estancado en el marxismo oficial… al ser considerada la religión como parte esencial del patrimonio simbólico lo cual supone, por otra parte, abandonar la lógica del progreso para situarse en la lógica de los vencidos de la Historia… a la espera del kairós emancipador.

No quisiera concluir estas líneas sin mencionar la ubicadora y rigurosa introducción de los profesores nombrados (Reyes Mate y Zamora) y la magnífica edición que se plasma tanto en la encuadernación, el gramaje del papel y los índices (de autores y personajes históricos y míticos; y también de temas), factores que facilitan la consulta y el estudio de la obra sin que esta se descuageringuen.

Anuncios

CACHEMIRA, LA CRISIS PERMANENTE

Por Guadi Calvo.

Una vez más la revulsiva situación de Cachemira, muestra la anomia, mala voluntad o perversión de, no solo de los sucesivos gobiernos de Pakistán y la India desde 1947, sino y por sobre todo la inoperancia de Naciones Unidas, que desde prácticamente su origen no ha podido resolver el conflicto, que ya no solo ha generado dos guerras entre las naciones que disputan el antiguo principado, sino miles de muertos en los continuos enfrentamientos entre las fuerzas estatales y los diferentes grupos independentistas, algunos con raíces en el wahabismo más extremo.

Hoy los dos países además de potencias nucleares, son jugadores en la guerra comercial entre China y los Estados Unidos. Pakistán socio fundamental en la amenazante “nueva ruta de la seda”, el proyecto estratégico de Beijín, que hace temblar a muchas economías occidentales e India, que con el ultraderechista Narendra Modi, como primer ministro, abandonó su vieja alianza con Moscú, acercándose no solo a Washington, sino tejiendo una inédita y fuerte alianza, no solo comercial, con Tel-Aviv y azuza de manera permanente a la comunidad musulmana una “minoría” de ´130 millones de fieles. (Ver: India, el lugar donde los Dioses no tienen memoria.)

Ubicada en el Himalaya, Cachemira, que ocupa 740 kilómetros de los 2900 kilómetros de frontera común entre Pakistán e India, ese sector fronterizo está separado por lo que se conoce como “Línea de control” (LOC), conocida tras la guerra del 1947, como “Línea de Cese del Fuego”, rebautizada como LOC, después del Acuerdo de Simla, firmado en julio de 1972, es la zona más militarizada del mundo de Control”

Este último sábado 8 de diciembre después de dieciocho horas de enfrentamientos entre la policía y un grupo de supuestos muyahidines del Lashkar-e-Toiba (Ejercito de los puros) un movimiento radical originario de Cachemira, que exigen la unión de la región a Pakistán, dejaron tres milicianos muertos y seis policías hindúes heridos. Según las autoridades de Nueva Delhi, los “terroristas”, emboscaron a los policías en Mujgund a unos 25 kilómetros de la ciudad de Srinagar, conocida como la capital del verano del estado de Jammu y Cachemira.

Dada la prolongación de la escaramuza, muchos miembros de la comunidad musulmana, pretendieron llegar al lugar de los enfrentamientos, en solidaridad con los “rebeldes”, pero la columna fue detenida y atacada por las fuerzas de seguridad, disparando perdigones y gases lacrimógenos contra los manifestantes que respondieron lanzado piedras, de estos hechos no se reportaron, ni heridos, ni detenidos.

Residentes locales denunciaron que la policía, además incendió al menos al menos cinco casas, una táctica ya común de las fuerzas represivas, para estos casos. Las autoridades para evitar que los manifestantes continúen convocando más personas a la protesta suspendieron los servicios de internet móvil y recién fueron repuestos después del fin de las operaciones de seguridad.

Tras el fin de la revuelta la policía y el ejército, acordonaron un amplio sector de la carretera Srinagar-Bandipora, y lanzaron en horas de la noche una operación de búsqueda de terroristas.

Las autoridades hindúes informaron que los militantes muertos eran dos jóvenes cachemires, Mudasir Rashid Parray de catorce años, que se habría unido al grupo terrorista en septiembre pasado, cuya familia denunció su desaparición el 31 de agosto y Saqib Bilal Sheikh de diecisiete, mientras el tercero sería un pakistaní de nombre Alí, que según los archivos policiales estuvo involucrado en varios ataques terroristas, a unidades de las fuerzas de seguridad y otros objetivos civiles además de participar en el reclutamiento de militantes en el sector de Bandipora.

Si bien hechos como el sucedido el último sábado son muy frecuentes, dada la lucha que lleva la comunidad musulmana, mayoritaria en Cachemira, el 95% de los casi 14 millones de habitantes, por escapar del control de Nueva Delhi y bien unirse a Pakistán, o poder constituirse como un país independiente, la paciencia parece agotarse para las nuevas generaciones que cada vez en mayor número se suman a la causa independentista, particularmente desde el asesinato del joven activista Burhan Wani, el 8 de julio de 2016.

Desde 1989, año en que surgió la resistencia armada contra el gobierno indio, son casi 70 mil las personas que murieron a manos de la fuerzas seguridad indias en la región, 232 en lo que va del año, 85 entre el 15 de septiembre y el 5 de diciembre.

Las autoridades de Nueva Delhi, acusan a los movimientos independistas y particularmente al Lashkar-e-Toiba, de estar controlado, financiado y alentado por el todo poderoso Inter-Servicios de Inteligencia (ISI) el servicio secreto pakistaní. El Lashkar-e-Toiba, ha sido unas de las organizaciones responsables de los ataques en Bombay que entre el 26 y 29 de noviembre de 2008 dejaron 173 muertos. En 2017, fueron eliminados 207 militantes a lo largo de la “Operación Total” (OAO) del gobierno y donde también murieron 81 civiles.

Más sangre joven para derramar.

Desde su llegada al poder Modi ha intensificado la idea de la “identidad hindú”, haciéndoles el juego a los ultranacionalistas de su partido Bharatiya Janata party o partido Popular Hindú (BJP), la causa independentista se profundiza en Cachemira y nuevos militantes, cada vez más jóvenes se suman a la lucha.

La convulsa situación en Cachemira ha obligado a partido del presidente Modi, el BJP, aliado al gobernante Partido Democrático Popular (PDP) a abandonar la alianza que conformaban, en julio pasado.

Alentados bajo el concepto, del Shahadat (Martirio) a los que le sacan mucha ventaja los líderes wahabitas que radicalizan la lucha, no ya como una causa nacional, sino religiosa, nuevos postulantes se integran a diferentes organizaciones como al Hizbul Mujahideen (Partido de los guerreros santos) a la que pertenecía Burhan Muzzafar Wani asesinado en 2016, quien había ingresado a lo organización en 2010 con solo quince años, habiendo convertido en un referente de la causa cachemir, gracias a las redes sociales que manejaba con particular capacidad, donde armado y vestido como un verdadero muyahidín, convocaba a sus “hermanos” a unirse a la lucha. Esa fama también lo convirtió en un objetivo de las fuerzas de seguridad indias, que festejaron cuando supieron que Burhan, era uno de los tres militantes muertos tras el enfrentamiento de la aldea de Bumdoora.

Burhan, al que el gobierno había puesto un valor de 20 mil dólares por su cabeza, es el nuevo prototipo de militante experto en tecnología que utilizan las redes sociales para encontrar reclutas e influenciar a los jóvenes.

Tras la muerte del joven muyahidín, mientras era enterrado en medio de una procesión de casi 200 mil personas, se realizaron importantes manifestaciones en Pakistán reclamando venganza, al igual que en el centro de la ciudad de Srinagar, donde el estallido social provocó más de 120 muertos, a manos de la policía a lo largo del casi el mes de protestas, donde fueron atacados edificios estatales lo que obligó a las autoridades a establecer el toque de queda durante varias semanas. Al cumplirse en julio dos años de su muerte fue necesario que Tral, su pueblo natal, de unos veinte mil habitantes a unos 60 kilómetros, Srinagar, sea militarizado y se establezca la prohibición a los vecinos de salir a las calles.

Mientras que las autoridades creyeron que con la muerte de Burhan, se resolvía la cuestión de la militancia juvenil, su ejemplo pareció calar profundo en el espíritu de lucha de otros muchos jóvenes que se siguen integrando a la reivindicación de una Cachemira “no hindú”, preparados para combatir como fue el caso de este último sábado cuando murió Mudasir Parray, junto a su amigo Saqib Sheikh.

En los funerales de este lunes miles de personas acompañaron los cuerpos de los adolescentes al “cementerio de los mártires” de la ciudad Hajin, cantando consignas vivando a los mártires y jurando continuar la lucha anti-India y exigiendo el fin del dominio Nueva Delhi en la región del Himalaya. Las oraciones fúnebres se debieron repetir tres veces para dar lugar a la gran cantidad de personas que llegaban de diferentes lugares de la región.

La crisis permanente de Cachemira, lejos de solucionarse parece estar iniciando un nuevo ciclo de violencia que anuncia el derramamiento de más sangre joven.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

LA MITAD DEL CIELO Y… DE LA TIERRA

Por Iñaki Urdanibia.

Un cuidado catálogo de mujeres revolucionarias y rebeldes.

«Cuidado con las mujeres cuando se sienten asqueadas de todo lo que las rodea y se sublevan contra el viejo mundo. Ese día nacerá el nuevo»

(Louise Michel)

La mitad de la que habla el título ha sido silenciada en los libros de historia en la que los protagonistas han sido, salva rarísimas excepciones, hombres, viriles ellos; es como si aquello de la mujer en casa la para quebrada fuese un principio de aplicación universal. A las féminas se les asigna un rol que ha sido habitualmente el de ama de casa que cuida de sus hijos y mima, obedeciendo, al marido. Es obvio que ya desde tiempos bien pasados ha habido mujeres que han desentonado saliéndose de la norma y ocupando protagonismo en la plaza pública escapando de las cadenas del hogar y sus servidumbres. Ya en tiempos remotos algunas irrumpieron en terrenos acotados para sus compañeros, masculinos, dedicándose a la escritura o la filosofía: ahí están las Safo de Lesbos, Hiparquia, Christine de Pizan y, más tarde Mary Wolstonecraft, Lou-Andreas Salomé, Olympe de Gouges, Sophie Grouchy, Harriet Taylor Mill, Isabelle Eberhardt, y más recientemente Hannah Arendt o Simone de Beauvoir, y no paso lista, ya que en ésta no están todas las que son, pero sí que son todas las que están, mujeres que dejaron huella y algunas de ellas, como la última de las citadas, supusieron un impulso indudable en la lucha de las mujeres por su emancipación.

La Editorial Lengua de Trapo acaba de publicar un libro de explícito título: «Revolucionarias» cuya autora es Josefina L. Martínez. Como ya se señala desde el título (y los nombres propios que se anuncian en la cubierta: Flora Tristán, Louise Michel, Eleanor Marx, Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo, Aleksandra Kollontai, Sylvia Pankhurst, Juana Rouco Buela, Mika Etchebéhère, Domitila Barrios de Chungara, Azucena Villaflor y Angela Davis) el terreno queda bien delimitado: estamos ante una serie de mujeres que, en distintas circunstancias históricas y geográficas, fueron de las de armas tomar (algunas lo hicieron en el sentido estricto del término); fueron mujeres, doce, que rompieron con los clichés a su género asignado y salieron a la calle a luchar por sus derechos y por los de todos.

Fue en los tiempos de la revolución francesa cuando se oyeron algunas voces discordantes que señalaban la injusticia de que en los principios reivindicados (libertad, igualdad y fraternidad) se las dejaba fuera, reclamaban que el las listas de derechos proclamados se añadiesen los propios de ellas; amén de estas reivindicaciones, la participación directa de no pocas mujeres en la revolución mentada al igual que en la posterior Comuna parisina pudo verse a las mujeres en las barricadas, luchando coco con codo con sus compañeros. Estas luchas fueron acompañadas de luchas – digamos que – propias, en base a las cuales consiguieron ciertos derechos como el de votar.

En el libro que traigo a esta página, se presentan en primer lugar las pioneras, para en la segunda abordar a quienes mostraron su rebeldía combativa en el pasado siglo; la obra resulta reveladora en los medidos retratos que ofrece, retratos que van acompañados por unas certeras ilustraciones de doce mujeres (Ángela León, Carla Fuentes, Clara León, Elda Broglio, Emma Gascó, Fátima Valle, Isabel Monteoliva, Marisa Maestre, Montse Urquiza, Paloma Péres Reyes, Silvia Chesire y Veronica Grech), de modo y manera que cada una de las revolucionarias presentadas lo es por medio del discurso y de la figura. El abanico se abre desde la mujer que adelantándose a los promotores de la Internacional, hablase de la unión obrera: Flora Tristán; de ellas se nos narra su agitada vida y los viajes en los que trataba de extender su visión de unión obrera haciendo hincapié en la necesidad de tener en cuenta no solo las clases sociales sino también la cuestión de género. Si los acercamiento comienzan con los avatares de esta impenitente viajera romántica y socialista utópica concluye con al retrato de Angela Davis que hubo de vivir en la clandestinidad debido a que se le buscaba como autor de un asesinato, secuestro y algunas lindezas más; tras padecer cárcel, se vio inmersa en las situaciones de segregación racial, lo que le condujo a implicarse en la lucha hasta convertirse en líder del movimiento de liberación negra. Además de las vicisitudes existenciales se da cuenta de sus posturas ideológicas expuestas en sus obras, y en su propio compromiso.

Entre las dos nombradas, diez mujeres más nos son dadas a conocer: la indomable communarde Louise Michel, deportada y encarcelada, siempre al pie del cañón. La hija de Marx, Eleanor, dedicando sus esfuerzos para la puesta en marcha de la AIT y de otras iniciativas sindicales, la comunista alemana Clara Zetkin promoviendo la conciencia feminista dentro del mundo obrero y extendiendo a nivel internacional tales iniciativas, siempre en lucha contra el reformismo y en defensa de una líneas realmente revolucionaria, lo que le llevó a enfrentarse a las visiones fosilizadas y sectarias de Stalin; la espartaquista Rosa Luxemburgo con su dinamismo tanto teórico como organizativo, dando cabida a la espontaneidad de las clases trabajadoras frente a los corsés dirigistas, y… su trágico final: asesinada junto a su camarada Karl Liebknecht por militares, con la mirada para otro lado del socialdemócrata de turno, Noske a la sazón ministro de gobernación; la bolchevique Aleksandra Kollontai, estudiosa del marxismo y comisaria del pueblo para la asistencia pública, impenitente luchadora por ver incluidos en el programa del partido las reivindicaciones femeninas y agitadora de temas que por lo general quedaban al margen en el campo de la revolución: el sexo, el amor, la familia… temas que fueron arrinconados en un gran retroceso que llevó en los tiempos de Stalin a hacerlos desaparecer de cualquier manifiesto programático. Asistimos luego al movimiento sufragista de la mano de Sylvia Pankhurst, seguimos la combativa travesía con Juana Rouco Buela, nacida en Madrid pero instalada en Argentina e implicada en el movimiento libertario, promoviendo huelgas, e inspiradora de Mujeres Libres en 1936, que llegó a contra con 22000 afiliadas… sus propósito de crear una organización propia de mujeres dentro de las filas del anarquismo no obtuvo el éxito debido al ninguneo por parte de la CNT.

Si hasta aquí las mujeres presentadas, si se exceptúa Angela Davis, quedan incluidas en la primera parte, Revolucionarias, con la poumista Mika Etchebéhère se abre el conjunto de las Rebeldes. Llegada de Argentina la mujer participó en la guerra civil como miliciana siendo de las que trataban de ahondar la revolución, lo que supuso la represión por parte de los estalinistas, del mismo modo que anteriormente vivió las decisiones de los republicanos que no permitían que las mujeres portasen armas, asignándoles trabajos en la retaguardia. En Bolivia vemos la actividad de solidaridad y lucha sindical junto a los mineros de Domitila Barrios de Chungara que hubo de conocer la represión y la sangre minera vertida, y responder a las embestidas represivas con la puesta en pie del Comité de Amas de Casa del siglo XX, y conocemos el empeño de esta mujer que pensaba que solamente con el socialismo podría lograrse la emancipación femenina, sin ocultar sus diferencias y fogosos debates con las feministas de los países imperialistas. Azucena Villaflor pionera del movimiento de las Madres de Plaza de Mayo en constante lucha contra la dictadura de Videla y su política de desapariciones. Como ya queda dicho el cierre lo da Angela Davis.

En fin, tras la visita a esta geografía femenina de las luchas el libro concluye con una bibliografía recomendada que es una invitación a seguir viajando por tales pagos.

EL MAREMÁGNUM LIBIO

Por Guadi Calvo.

A más de siete años del martirio del Coronel Gadaffi, ciento de miles de muertos, la estructura economía demolida, sin instituciones políticas y la atomización absoluta de los grupos armados creados para la ansiada “liberación”, Libia se ha convertido en el más claro ejemplo de las políticas imperiales de los Estados Unidos y el sequito de obsecuentes que a todo riesgo siguen sus órdenes, entiéndase cómo sequito obsecuente a la OTAN y a países con peso dentro de las Naciones Unidas, y en este punto Rusia y China, son tan culpables como el que más de esta situación en particular, permitiendo que con la resolución 1973 dictada por el Consejo de Seguridad de ONU, diera lugar a la temporada de caza sobre el país con más altos estándares de bienestar de África e incluso superior a muchos países europeos.

Ahora para Europa la estabilización de Libia es fundamental como fue su desestabilización, por dos cuestiones críticas para su propia seguridad, evitar que en la anarquía libia, se pueda volver a establecer grupos vinculados al Daesh o al-Qaeda, y resolver de manera definitiva la cuestión de los refugiados que siguen llegando a los puertos libios, donde se estima esperan entre 1.5 y 2 millones, su turno para cruzar el Mediterráneo.

Desde el trágico 20 de octubre de 2011, la situación libia no deja de degradarse por más maquillaje que intente ponerle a la cuestión que se extiende en el tiempo y profundiza su gravedad. De un Estado omnipresente y omniasistente, que podría resultar agobiante para algunos, ha pasado a un gobierno de bandas incontrolables, que se ofertan al mejor postor, las que nunca se sabe ni a quien responde, ni quien las paga, además de tener una amplia y diversa panoplia de emprendimientos, que van desde el cobro de impuestos y peajes, al contrabando, el narcotráfico, la trata de personas, la venta de esclavos, los secuestros extorsivos y un largo e imaginativo etcétera.

De este caótico ajedrez, a simple vista emergen dos grandes jugadores, por un lado el Acuerdo Nacional (GNA) impuesto por Naciones Unidas desde 2016, con base en Trípoli, que encabeza Fayez al-Sarraj al que apoyan tres khatibas (milicias), que suelen tener enfrentamientos entre sí y que solo controlan la antigua capital y sus alrededores, con muchos de sus milicianos con origen en al-Qaeda y el Daesh. Son frecuentes estallidos de violencia entre ellas, como el de agosto pasado la khatiba, conocida como la 7ª Brigada, que opera en el sureste de la capital y sirve al gobierno de al-Sarraj, intentó penetrar en el interior de Trípoli y fue repelida por las milicias que operan dentro de la ciudad, que también apoyan a al-Sarraj. El hecho provocó cientos de muertos y miles de desplazados, tras un mes de combates. El GNA tiene el apoyo internacional de los Estados Unidos, Reino Unido, Italia Turquía y Emiratos Árabes Unidos (EAU) entre otras naciones.

Mientras que el otro jugador de peso es Khalifa Haftar, repudiado por Gadaffi tras su inoperancia en la episódica guerra contra el Chad (1978-1987) y sus lazos con la CIA. Haftar vivió 25 años en Langley a pocos kilómetros de cuartel general de “la compañía”. Un enfermo megalómano auto ascendido a “mariscal de campo”, controla la fuerza más poderosa dentro del espectro libio: el Ejército Nacional Libio (LNA), compuesto por unos 75 mil hombres con base en la ciudad de Tobruk y con importante presencia en el sur del país, que además del fuerte respaldo de Egipto, es asistido por los Qatar, Francia y cuenta con el guiño ruso. El LNA está compuesto por ex oficiales del ejército libio, milicianos, combatientes de algunas tribus del sur, y grupos religiosos no fundamentalistas.

Pero estos dos bloques se amalgaman entre un mar de bandas armadas y tribus que no han encontrado un bando que les brinde la seguridad que requieren. Docenas de organizaciones autónomas y atomizadas son un problema sencillo para ninguno de los dos grandes bloques, incluso si llegaran a saltar las diferencias y se uniesen para combatirlas, demandaría además el compromiso de muchos jugadores externos que tienen intereses contrapuestos, como Turquía y Egipto, Emiratos Árabes Unido y Qatar Italia y Francia hasta los propios Estados Unidos y Rusia.

De este complejo alambique de intereses cruzados geoestratégicos y económicos esencialmente en petróleo y agua, es que los señores de la guerra menores sacan provecho y continúan haciendo su juego, por debajo de los grandes radares de control internacional, montados entre lo que puede ser una banda criminal y organizaciones terroristas, los que los convierte en jugadores insoslayables en el abanico libio.

A siete años y meses de la muerte del “dictador” las fuerzas democráticas no han podido resolverle a los ciudadanos problemas inexistentes hasta febrero de 2011 hoy la escasez de gasolina, electricidad, agua y dinero, es una cuestión cotidiana, a pesar de que el país cuenta con monumentales yacimientos petroleros, la tercera fuente de agua dulce del mundo y una reserva de en dólares y otras divisas, escamoteadas por los bancos británicos y norteamericanos, donde estaban depositadas en tiempos de Gadaffi, que superan los 150 mil millones de dólares. Hoy la realidad es otra, en plena “crisis del pan” la unidad cuesta un dinar, en tiempo del “tirano” con un dinar se comparaban 40 unidades.

Si bien Italia y Francia, apoyan oficialmente a Trípoli, entre Roma y Paris, estalló una pugna en torno a la fecha de las elecciones generales libias, que se habían programado para el próximo 10 de diciembre, moción apoyada por el Eliseo, más allá de lo absurdo del intento, dadas las condiciones políticas y sociales del país, finalmente ha triunfado la postura italiana que pretendía postergarlas hasta ya avanzado el 2019. La controversia entre ambos países europeos, habría que referenciarlas a los interese contrapuestos en darles más tiempo o no para los posicionamientos de sus referentes políticos en el país Trípoli para Italia y Tobruk para Francia.

La ENI, la principal empresa de hidrocarburos italiana, con inversiones a largo plazo comprometidas con Trípoli, disputa con los intereses energéticos de la francesa TOTAL, en la Cirenaica. Si bien Francia la mayoría de su energía la obtiene de las centrales nucleares, utilizando el uranio que extrae principalmente de las minas de Arlit, en Níger, operadas por la francesa Areva. Dada la alta conflictividad que ha adquirido toda la región del Sahel, por la importante presencia de grupos vinculados al Daesh y al-Qaeda, la alianza con Haftar, quien ha logrado derrotar al Daesh en Libia, es considerada prioritaria por los franceses.

El amigo egipcio

El presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, en agosto de 2016, ordenó la creación de un “comisión de asuntos libios” encabezado por el mariscal Mahmoud Hijazi, jefe de personal de las fuerzas armadas, no solo para mediar a nivel político en la interna libia, sino y fundamentalmente pata concretar la unificación de sus fuerzas armadas y puedan enfrentar la fuerte presencia de terrorismo wahabita que todavía queda en Libia y que en muchas oportunidades a cruzado la larga e incontrolable frontera con Egipto, 1115 kilómetros que atraviesa el desierto Líbico, para producir ataques y atentado en ese territorio, atacando efectivos policiales y militares egipcios. El más importantes fue el sucedido el 19 de octubre de 2017, cuando terrorista que se cree eran muyahidines veteranos de las guerras de Siria e Irak, mataron a más de 50 policías en la carretera del desierto de Giza oriental.

Egipto tienen sus propios problemas con el terrorismo wahabita, con quien desde hace años sostiene una guerra por momentos incontrolable. Habiendo sufrido numerosos ataques en el Cairo y otros puntos del país, fundamentalmente en la península del Sinaí, donde opera el grupo tributario del Daesh, Wilāyat Sinaí.

Por lo que al-Sisi, necesitó asegurarse de que sus vecinos no aportasen más problemas a su ya muy crítica situación, que solo en estos últimos años han provocado más de un millar de muertos.

El presidente al-Sisi, ha lanzado a principio de año la operación “Sinaí 2018” con epicentro en la península, pero con muchos efectivos también apostados en la frontera con Libia.

La alianza al-Sisi-Haftar, es un abrazo desesperado de ambos jefes militares, para contrarrestar la influencia del terrorismo a cada lado de la frontera. El Cairo también ha buscado alentar las conversaciones entre el LNA de Khalifa Hafter y el GNA de Fayez al-Sarraj, el pasado 23 de octubre, fracaso su última cumbre.

Egipto ayudó a Haftar un aliado de desde enero de 2014, a lanzar una campaña no solo contra los terroristas wahabitas, sino también contra las milicias de Benghazi, ciudad a la que Hafter tuvo sitiada tres años y no hubiera podido conquistar en 2017, sin la ayuda del Egipto, que proporcionado fondos, armas y hasta soldados, violando el embargo al que la ONU, somete a Libia, respecto a la compra de armamento.

El general al-Sisi se adelanta así al impuso que el wahabismo tendrán otra vez prácticamente en todo el Magreb, con el reposicionamientos de los partidos vinculados a los Hermanos Musulmanes, en Marruecos, Túnez y Argelia. Los H M, es la misma organización que el mismo desalojó del poder en Egipto en 2013 y sin duda no perdonaran ni a al-Sisi, si logran incrementar su presencia en Libia, lo que suma un elemento más al maremágnum.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

NOVIEMBRE NEGRO EN AFGANISTÁN

Por Guadi Calvo.

Desde la invasión norteamericana de 2001, Afganistán no ha sufrido un momento de mayor violencia cómo el de estos últimos meses. Un dato espeluznante, si se tiene en cuenta que los Estados Unidos están librando la guerra más prolongada de su historia, con un costo de más de un billón de dólares, en lo que va de este año 45 mil millones. Además de que le ha producidos la muerte de unos 2300 pertenecientes a las fuerzas norteamericanas y 22 mil heridos. También han muerto 1720 “contratistas civiles” estadounidenses, entiéndase mercenarios y unos 1800 integrantes de las fuerzas de la OTAN.

Este último noviembre, se ha sido uno de los meses más sangrientos desde que el presidente Barack Obama, en 2014, ordenó iniciar el retiro escalonado de los casi 100 mil efectivos que los Estados Unidos mantenían en ese país.
Para enero de 2016, con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la dotación norteamericana en el país centroasiático, según la fuente, se estimaba entre 5400 y 8500 efectivos, con la orden de solo dar apoyo logístico, asistencia y entrenamiento al Ejército Nacional Afgano (ENA) y con la absoluta prohibición de participar en acciones de combate.

Trump que respecto a Afganistán, había prometido una victoria contundente bajo la consigna: “El pueblo estadounidense está cansado de la guerra sin victoria”, por lo que se esperaban acciones concretas, lo que hasta ahora no ha sucedido. Solo ha aumentado a unos 16 mil hombres la dotación norteamericana e incrementando las operaciones aéreas realizando más bombardeos en los primeros diez meses de este año que en cualquier otro de los últimos diez. Lo que esta aumentado la muerte de civiles, el último “incidente” registrado se produjo en una operación sobre la provincia de Helmand, donde murieron al menos 23 personas, la mayoría mujeres y niños.

Según datos del Comando Central de las Fuerzas Aéreas norteamérica, (AFCENT) entre enero y finales de octubre, las misiones aéreas fueron cerca de 6600, superando al total de las del año pasado que alcanzaron un total de 4361 y mucho más las de 2016, que llegaron a las 1337 misiones.

El significativo aumento de la ofensiva norteamericana no ha podido contener la embestida del talibán, que fie en incremento desde el comienzo de la retirada norteamericana en 2014. Para lograr un resultado efectivo los Estados Unidos, deberían involucrar un número importante de tropa en el terreno, acción que hasta ahora parece lejana ya que la oposición de los contribuyentes a esta “solución” es mayoritaria.

En este momento el talibán ha alcanzado el mayor control territorial desde la invasión norteamericana entre sus territorios se encuentran dos provincias claves como Helmand donde se localizan los grandes sembradíos de adormidera y Kandahar, cuya capital del mismo nombre, es la tercera ciudad más poblada del país. El grupo wahabita ha incrementado el número combatientes, pasando desde 2008 a hoy de 15 mil a 60 mil hombres. Las acciones de los insurgentes también le han producido a las fuerzas de seguridad afganas unas 28 mil bajas desde 2015, a un promedio de 25 muertes por día. Al tiempo que las bajas civiles han aumentado cerca de un 40 por ciento en comparación con 2017, que según datos de Naciones Unidas fueron cerca de 3500.

Los intensos bombardeos norteamericanos, se han objetivado en lo que se conoce como “terrain denial” (negación del terreno), que intenta destruir la infraestructura terrorista, rutas de suministros y escape, arsenales, depósitos en general y las plantas de elaboración de opio y heroína, su principal fuente de financiación.

Tras el comienzo de la retirada norteamericana y de la OTAN en 2014, el talibán, reinició sus ofensivas, incrementado las áreas de control a casi el 15 % del territorio nacional y operando en cada una de las 34 provincias del país, incluso en Kabul, y ha logrado tomar en varias oportunidades capitales provinciales como Khunduz y Ghazni. Mientras que el gobierno nacional, solo controla el 55% del territorio nacional y mantiene casi un 33 % en una situación extremadamente crítica respecto al control, ya que no solo el talibán, sino también, las fuerzas del Daesh Khorasán, el nombre del Estado Islámico en la región, le están disputando posiciones no solo a las fuerzas de Kabul, sino también al Talibán.

El Da Afganistán Islami Amarat (Emirato Islámico de Afganistán), como prefieren llamarse los talibanes, a lo largo de noviembre, como todos los años, ha desplegado operaciones en todo el país, dada la inminente llegada del invierno, en que la rigurosidad del clima aletarga las acciones y con la mira puesta en las elecciones legislativas, preparatoria de las presidenciales de 2019 y las discusiones que se dan entre el Talibán y diferentes referentes internacionales en Moscú, alentadas por el Ministro del Exterior ruso Sergei Lavrov; Ginebra, donde este último miércoles 28, una vez más ha llamado el presidente afgano Ashraf Ghani, a negociar a los talibanes que se niegan rotundamente a asistir arguyendo que Kabul, no es quien toma decisiones sin el consenso norteamericano. Además los muyahidines afganos, desde hace meses vienen manteniendo reuniones con el Departamento de Estado en Qatar, sin la presencia del gobierno afgano, lo que demuestra que son ellos quienes tienen la última palabra sobre la paz en Afganistán.

Muchos relojes y poco tiempo.

A lo largo de noviembre la sangría ha sido permanente, con atentados y ataques en pequeña escala a unidades del Ejército Nacional Afgano, en diferentes puntos del país. El más significativo se produjo el día 12 en el distrito de Khaki Safed en la provincia de Farah, cerca de la frontera con Irán, donde unos 45 policías locales fueron asesinados y otros 90 tomados prisioneros por los muyahidines sin que se conozca su suerte final.

Ya el día tres, se había reportado el asesinato del comandante estadounidense Brent Taylor de la Guardia Nacional de Utah, ejecutado por un miembro de las fuerzas militares al que le estaba dando instrucción en una base cercana a Kabul. El día cinco, trece soldados murieron en Ghazni, diecisiete policías en Kandahar y otros y siete soldados en Herat.

El martes, 20, en el Palacio de Bodas de Urano, próximo al aeropuerto internacional de Kabul, donde se desarrollaban una celebración religiosa por el nacimiento del Profeta Mohamed, donde asistían unas mil personas y con la presencia de importantes ulemas llegados del todo el país, un comando suicida se detonó, asesinando a unos 55 asistentes e hiriendo a otras 96, 24 de ellos en gravísimo estado. Este atentando si bien no ha sido revindicado por ninguna fuerza insurgente se cree que haya sido realizado por el Daesh Khorasán, ya que es replica de otros muchos que los hombres del Abu Bakr al-Bagdadí vienen realizando en la capital.

El martes 27, tres soldados norteamericanos murieron en una ruta de la provincia de Ghazni, cuando la unidad en la que se trasladaban pisó un IED (dispositivo explosivo improvisado) colocado por la insurgencia.

El trágico mes cierra con el ataque del miércoles veintiocho al complejo del G4S (Group 4 Securicor) de “contratistas de seguridad” británicos en Kabul, que da protección a la Embajada Británica y otras empresas. El número exacto de bajas ha sido mantenido en secreto, pero se supo que el ataque, dejó al menos diez mercenarios muertos y unos treinta y dos heridos.

El ataque se inició cuando un comando suicida estrelló un camión cargado de explosivos contra la puerta del complejo, a última horas de la noche. Tras el estallido entre seis y diez muyahidines armados con fusiles de asalto y granadas lograron colarse en el recinto, donde los combates se prolongaron varias horas. Tras el ataque el talibán se adjudicó la operación por medio de un tweet.

El alto espíritu de combate de los hombres de mullah Hibatullah Akhundzada, confirman su leyenda de invencibilidad, al tiempo que continúan confirmando aquello que los talibanes dicen de sí mismos: “Los norteamericanos tienen todos los relojes y nosotros tenemos todo el tiempo”.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.

SOBRE EL ANÁLISIS Y LA POLÍTICA DEL MC ANTE EL GOLPE MILITAR

19 de noviembre de 1981

SOBRE EL ANÁLISIS Y LA POLÍTICA DEL MC ANTE EL GOLPE MILITAR. CRITICA DE LA UNIÓN COMUNISTA COMITÉS OBREROS (UCCO)

SOBRE EL ANÁLISIS Y LA POLÍTICA DEL MC ANTE EL GOLPE MILITAR.

El Movimiento Comunista plantea en su prensa (1) la inminencia de un golpe de estado. Paralelamente sus militantes difunden entre sus allegados la idea de que el golpe está en marcha. También hemos visto algunos carteles hablando del tema.

Nosotros creemos que el tema del golpismo y sus diversas implicaciones es una materia de gran importancia para todos los revolucionarios. Por eso exige un tratamiento riguroso.

Pero MC está dando al tema un enfoque con visibles errores de análisis y posicionamiento político. MC profundiza en los errores que ya les criticamos a raíz del 23-F. Y los errores se sitúan en dos planos. El primero a nivel de los análisis. Es decir, nos referimos a cuestiones como la correlación de fuerzas internas en la burguesía, la correlación de fuerzas interna del Ejército burgués, el análisis del golpe fracasado del 23-F, etc. El segundo plano es el de la política ante la situación actual. Qué características debe tener hoy una política revolucionaria. Estos planos están interrelacionados y en estos dos planos observamos graves deficiencias en MC.

En torno al golpe, en sus análisis y en sus posiciones públicas, MC manifiesta una concepción de fondo sobre la democracia burguesa que cae fuera del marxismo-leninismo. Esto es hoy una cuestión de primer orden entre los comunistas. La posición que una organización toma respecto a la democracia burguesa, es decir respecto a la forma concreta que adopta hoy en el Estado español la dominación de la burguesía sobre el proletariado y otras clases de capas populares, es una cuestión de primer orden para delimitar el campo revolucionario del campo de los oportunismos de uno u otro signo. Porque la realidad hoy es que el proletariado y las restantes masas populares estamos oprimidos y explotados por clase capitalista que mantienen un aparato estatal y una superestructura ideológica de carácter democrático-burgués. Cuando decimos clase capitalista nos referimos a un bloque mayoritario tanto política, económica como ideológicamente. Existen sectores disconformes con esta superestructura política e ideológica, pero esos sectores pro-golpistas son hoy minoritarios dentro de la burguesía, hecho demostrado tanto en los resultados electorales como en la política que se está aplicando mayoritariamente impulsada por las diversas fuerzas políticas y sociales burguesas.

Por tanto del análisis político centrado en la situación actual de la política comunista y de la democracia burguesa vamos a escribir, polemizando una vez más con MC, ya que para nosotros el debate es una tarea muy importante en la construcción del partido, y es una necesidad de los revolucionarios.

LOS RUMORES GOLPISTAS Y LOS ANÁLISIS POLÍTICOS.

En la primera quincena de noviembre han tenido eco en diversos medios periodísticos y políticos los rumores sobre intentonas golpistas. ¿De dónde procedían los rumores?. Esta es una pregunta cuya contestación tiene interés. Antes de la operación Galaxia no hubo rumores, ni tampoco inmediatamente antes del 23-F. Es decir, los golpistas que seriamente intenten dar el golpe tienen que cuidar el que se conozcan sus preparativos ya que el factor sorpresa sigue siendo cuestión importante.

Sin embargo, parece ser que en este caso los rumores salen de los círculos golpistas. Con lo que estos rumores se pueden interpretar como un mecanismo más de la lucha política e ideológica que se está desarrollando en el interior del Ejército, pero no necesariamente como la prueba de que el golpe va a producirse. En cualquier caso, para profundizar en este problema, los marxistas-leninistas tenemos que acudir a un análisis global de la sociedad, a un análisis de las diferentes fuerzas políticas burguesas, a un estudio de la correlación de las fuerzas de clase, al estudio de la democracia burguesa tal como existe en concreto hoy en el Estado Español, para sobre esa base poder situar los diferentes hechos puntuales que se producen. Sin ese análisis cualquier hecho o conjunto de hechos puede “interpretarse” y orientarse en la dirección especulativa que se desee.

Durante noviembre han coexistido, y no han acabado, dos crisis importantes. La crisis de UCD y la crisis del PCE. Además, a finales estaba el 20-N, fecha propicia al tema. Pero evidentemente ni la crisis de UCD, ni la del PCE, y sobre todo la del primer partido citado, en la forma que se ha desarrollado, dan cobertura suficiente a la hipótesis de que el golpe era posible.

Evidentemente las fuerzas políticas e ideológicas de la extrema derecha, utilizarán la situación interna de la UCD para agitar en contra de la democracia burguesa, hablarán de “vacío de poder”, del fracaso de la Reforma Política, etc, pero hay que diferenciar esa actitud de lo que es la puesta en marcha de una acción político-militar dirigida a derribar la forma democrático-burguesa y sustituirla por otra forma de dictadura terrorista.

Dentro de la coyuntura de estos días hay un hecho de cierta importancia para la política de la extrema derecha, y es el avance en las tareas del juicio sobre el 23-F. Para ellos es importante obstaculizar el proceso, presionar para que las penas sean lo más pequeñas posibles, etc., ya que los mecanismos políticos que actúan sobre el desarrollo de la justicia burguesa son los mismos, tanto se juzgue a la extrema derecha, como a la extrema izquierda, con la diferencia de que los vínculos políticos, económicos e ideológicos entre la extrema derecha y el aparato judicial (militar y civil) son enormes.

En la superficie de los fenómenos políticos han coexistido diversos hechos (crisis de UCD, crisis del PCE, juicio 23-F) que tomados superficialmente, puedan favorecer la idea de que el golpe es inminente o que está en una situación favorable. Pero ante la superficie no hay que detenerse, hay que intentar bucear en las raíces profundas de la realidad, en sus niveles político, económico, ideológico y en las contradicciones existentes en esos niveles. Sólo partiendo de un análisis básicamente correcto, podremos los comunistas elaborar una política justa, aunque partir de un análisis correcto no es suficiente. Además nos tenemos que apoyar en el marxismo-leninismo para elaborar una política revolucionaria. Y cuando decimos marxismo-leninismo, queremos decir que nos debemos apoyar en la teoría revolucionaria, en lo que son principios inamovibles confirmados por la práctica. Los principios no son dogmas morales, no son cuestiones de rigidez o de flexibilidad, como todos los oportunistas y regionalistas interesados en no aceptarlos quieren presentar la cuestión. Los principios son leyes científicas sobre la naturaleza de la sociedad de clases, sobre la lucha de clases y sobre la forma correcta de enfocar la liberación de la clase obrera y el resto de explotados u oprimidos. A los revolucionarios no nos gusta el sacrificio por el sacrificio o la lucha por la lucha. Pero tampoco nos gusta perder el tiempo en vías más “realistas”, menos “duras”, más “asequibles”, más “políticas”, más “humanas”, más “inteligentes” que en vez de acercarnos a la revolución, nos llevan de comparsas críticos o radicales de las clases dominantes. Ya dijo Lenin hace muchos años que la vía de menor residencia, la vía más fácil es la vía de la política burguesa dentro de la clase obrera.

El tema que vamos a analizar tiene gran relación con determinados principios del marxismo-leninismo. A ellos nos referiremos.

El 23-F es un punto de partida necesario con relación al tema que tenemos planteado. En el 23-F se mostró la fuerza y la debilidad de los golpistas, se cristalizaron las posiciones de las fuerzas políticas y es una experiencia que no se puede desaprovechar para nuestro análisis.

Nuestra posición ante el 23-F está condensada en varios trabajos (2), pero en líneas generales resumimos los razonamientos que seguimos defendiendo hasta la fecha:

1.- El golpe militar – consiste en la eliminación de la superestructura política de la democracia – burguesa, como se vislumbró en el bando militar de Milans del Bosch en Valencia, la noche del 23-F, no es una opción apoyada por la mayoría ( ni numérica, ni de poder) burguesa.

Hoy la burguesía ha encontrado en la democracia burguesa una forma de dominación de clase que responde bien a sus intereses económicos, políticos o ideológicos.

2.- Los partidos que agrupan a la inmensa mayoría de la burguesía UCD, CD, PNV, CIU, se pronunciaron claramente en contra del golpe militar. También la CEOE y el presidente de la AEB. Rafael Termes, con gestos políticos, como asistir a la manifestación del 27-F, de clara significación pro-democracia burguesa.

3.- Después de cinco años largos de democracia burguesa, los capitalistas se encuentran en una situación política respecto al punto de partida mucho más favorable. El movimiento obrero sometido a la política del PCE y PSOE ha ido perdiendo terreno. La combatividad, la solidaridad, las huelgas han ido para abajo. Los niveles salariales han descendido notablemente. El nivel de afiliación sindical está en unas cotas bajísimas. El paro ha aumentado hasta los casi tres millones de parados, pero no ha cuajado ningún movimiento generalizado de parados. Con estos rasgos generales no decimos que no existan nucleos de resistencia y de lucha dentro del movimiento obrero, generalmente ligados a militantes u organizaciones anticapitalistas que no hemos claudicado ante la ofensiva combinada de la burguesía y sus aliados PSOE y PCE, pero la caracterización general es de retroceso y de, por tanto, avance patronal, concretado en los aumentos de productividad, las facilidades para el despido, la avalancha de expedientes de crisis, la pérdida del poder adquisitivo, etc. Paralelamente y como efectos políticos, una represión mucho más fuerte en el terreno sindical, dificultades o prohibición de asambleas, manifestaciones, etc.

En el terreno político, la burguesía ha ido configurando un nuevo marco legal, claramente favorable a sus intereses. Constitución, leyes electorales, Estatuto de los Trabajadores, Ley Básica de Empleo, Ley Antiterrorista, Estatutos de autonomía y además los sucesivos gobiernos de UCD, bien directamente o a través del Parlamento han aplicado una política en los diversos frentes (represivo, económico, etc.) de caracter reaccionario y capitalista como corresponde a su naturaleza de clase.

4.- Dentro de los planes imperialistas de la burguesía, el ingreso en el Mercado Común es uno de los objetivos, lo cual implica una superestructura política homologable con las existentes en los estados de la Comunidad Económica Europea.

5.- La democracia burguesa permite a la burguesía una estabilidad política mayor, ya que se amplía el abanico de partidos que contribuyen a su mantenimiento, y por tanto las clases sociales y fracciones de clase inmersa en el apoyo a ese régimen político. La manifestación del 27-F es una prueba de esto, al igual que los resultados electorales, ya que, aunque la abstención es muy fuerte, en primer lugar son mayoría los votantes y son una pequeña minoría los votantes de opciones de vuelta al franquismo.

Este apoyo a la democracia burguesa, legitima las decisiones tomadas por el Gobierno como expresión de la “voluntad popular” y es un elemento importante de la dominación ideológica sobre los trabajadores.

6.- La crisis económica sigue existiendo. Pero la burguesía sabe muy bien que es común al mundo capitalista. Que esta crisis existe también con los regímenes políticos democrático-burgueses del resto de países capitalistas. Pero además sabe muy bien también que la salida burguesa a la crisis está muy ligada y va estando muy ligada a la consolidación de la democracia burguesa, donde los diferentes partidos parlamentarios establecen pactos y consensos para maniatar a la clase obrera, para imponer a los trabajadores planes económicos que solo persiguen la reactivación del beneficio, el aumento de la acumulación del capital y la reorganización de la estructura productiva con criterios capitalistas, como se está llevando a cabo en la llamada reconversión industrial.

7.- En el plano político, existe unicamente una situación donde la burguesía encuentra resistencias fuertes para su proyecto democrático burgués. Nos referimos a Euskadi. Desde la existencia de un determinado nivel de oposición armada a los planes capitalistas, hasta la existencia de una fuerza política como es Herri Batasuna, segunda en importancia electoral en el abanico de Euskadi, y renunciando a su presencia en el Parlamento Vasco. Un nivel de movilización obrera y popular a un nivel cualitativo distinto del resto del Estado.

Actualmente la situación de los diferentes movimientos de masas es de atonía. Excepto el movimiento anti-OTAN, con sus diferentes implicaciones y posicionamientos políticos, ya que es un movimiento muy heterogéneo. Pero en cualquier caso carece de fuerza, coherencia y combatividad para ser un grave peligro hoy a la estabilidad política de la burguesía. No estamos por tanto ante una situación ni revolucionaria, ni prerrevolucionaria, ni de intensa agitación social, sino de retroceso general, de retirada, de avance político, económico e ideológico de la burguesía.

8.- En estas coordenadas hay que situar la viabilidad política del golpe militar cuyo objetivo fuera desmantelar el actual régimen democrático-burgués. Declarar ilegales a los partidos políticos, a los sindicatos, encarcelar y asesinar a líderes sindicales y políticos, represión feroz de manifestaciones, huelgas, etc. Pero además un golpe militar tendría que dar paso a un gobierno y “resolver” los problemas que a su juicio dan pie a su intervención.

Ante la crisis económica, integración en el Mercado Común, relaciones con los partidos burgueses europeos, relaciones con USA, política en Euskadi, etc, etc. ¿Qué puede ofrecer hoy a la burguesía un golpe militar? ¿Cuáles son los “graves peligros que atentan a la patria” como dirían ellos, que justifiquen ante la burguesía y sus diferentes representantes (banqueros, empresarios, políticos e ideólogos) mayoritariamente democrático-burgueses, el enorme coste político de echar abajo algo que ya está funcionando bien para la burguesía en su conjunto?

Con el golpe militar determinados partidos se verán obligados a pasar a la oposición o a la clandestinidad. El movimiento obrero dejaría de estar aconsejado por los que durante cinco años les han obligado a “ser moderados en las reivindicaciones” para ” defender la democracia”. Se volvería a ver a los del PCE convocando huelgas y manifestaciones. En Euskadi se fortalecería el sentimiento antirrepresivo y el nacionalismo, y la experiencia del movimiento popular durante los cinco últimos años de Franco, tiene que hacer dudar a muchos burgueses sobre la conveniencia de la escalada represiva. Las burguesías nacionalistas, y sus partidos más representativos PNV y CIU pondrían obstáculos al verse afectados en sus actuales cotas de poder político. A cambio de todo esto ¿qué es lo que pueden ofrecer los defensores del golpe militar?. Las cabezas de unos cuantos revolucionarios, que efectivamente existimos. Pero esto hoy no es el problema político de la burguesía. Hoy las fuerzas revolucionarias no somos el problema político número uno para la dominación burguesa. Esto no es ni El Salvador, ni Irán, ni Turquía. Esto es un estado donde la socialdemocracia y revisionismo han aplicado durante cinco años una política brutal de desgaste y cerco sobre el movimiento obrero y popular, ya que era la reválida que necesitaban para entrar  el club de gentes defensoras del orden, de la paz y de la estabilidad democraticas. Independientemente de que algunos de los que han actuado en esta operación, como el PCE, se le estén volviendo sus propias acciones en contra.

9.- El Ejército es una rama del aparato de estado que como cualquier otra rama estatal cuenta con determinada autonomía, frente a la sociedad en su conjunto. Pero es importante precisar en que consiste esa “autonomía”, ya que con este concepto que masivamente se utiliza, generalmente se trata de dar vía libre a todo tipo de especulaciones. La autonomía surge de la lucha de clases que se desarrolla en el interior de cada rama del aparato estatal. Lucha de clases en su interior  y lucha de clases frente al resto de aparatos y partidos, organizaciones, etc del conjunto de la sociedad. Esta lucha puede estar sustentada en contradicciones no antagónicas o contradicciones secundarias y en cada momento en definitiva, la autonomía, es el resultado de la correlación de fuerzas interna en el interior de cada aparato estatal y en la correlación de fuerzas en el conjunto de la sociedad.

Pero para algunos la autonomía se utiliza como independencia, es decir, se separa el Ejército de la sociedad y en particular de las clases dominantes. Este es el análisis del MC que comentamos en un trabajo nuestro sobre el tema, y desde esa óptica, el Ejército es globalmente fascista además que, y este es el punto importante a debatir, como tiene las armas tiene el poder, o la posibilidad inmediata de hacerse con él. ¿Qué es lo que impide al Ejército, que según el MC es mayoritariamente fascistas, y posee las armas, ocupar el poder político? ¿Por qué ese Ejército acepto el inicio de la Reforma Política? ¿Por qué Pita da Veiga en vez de dimitir cuando la legalización del PCE no dijo: “Sres. esto se ha acabado”?. ¿Por qué cuando Milans del Bosch fué relevado al frente de la División Acorazada, no apretó el botón del golpe? ¿Por qué Tejero hizo la chapuza de la “Operación Galaxia” y no dió un golpe de verdad? ¿Por qué se permitió aprobar la Constitución que era y es un obstáculo legal, político e ideológico a los golpistas? ¿Por qué el 23-F no se sumaron los restantes capitanes generales? ¿Por qué Gabeiras, Quintana Lacaci, Pascual Galmez, Saavedra, no se suman a Milans del Bosch?

Creemos que hay que plantearse estas preguntas y no decir que el 23-F fracasó para los golpistas, porque Tejero y Armada no se entendieron. La cosa es de mucho más fondo y el 23-F revela una determinada correlación de fuerzas en el seno del Ejército.

Pero el análisis de la sociedad también nos hace ver que los generales, jefes y oficiales del Ejército no son individuos fuera de las clases sociales y de la lucha de clases. Que están ligados, vinculados por varios tipos de lazos políticos, económico, ideológicos-familiares al resto de la burguesía. No repetimos aquí el análisis hecho en otro momento en el Manifiesto número 59 (¿Ha triunfado el golpe? Estado, Ejército y Burguesía).

Si el Ejército en su conjunto forma una vía contraria a los intereses del conjunto de la burguesía, sólo es posible una situación duradera o constituyéndose en una nueva clase (burguesía de estado, estilo Egipto, Argelia, etc., más o menos nueva) o cediendo al final a los intereses de la clase dominante y abandonando su proyecto político. Pero aquí, el desarrollo de la burguesía es muy amplio, el Ejército mayoritariamente está vinculado a esa burguesía, carece de base económica suficiente como para constituirse en una fracción de clase con peso y su acción política no puede salir, no puede escapar, de dar alternativas viables dentro de las opciones hoy imperantes en el espectro burgués.

2.- EL ANÁLISIS POLÍTICO DEL MC.

Tras el 23-F, MC defendió que el golpe en realidad había triunfado. Que el Gobierno de Calvo Sotelo, estaba aplicando la política de los golpistas. Nosotros contestamos a este análisis con el Manifiesto número 59 ya citado. MC afirmaba que “mandaban los militares”. Por eso resulta contradictorio que ahora en noviembre, nos digan que se está gestando un golpe inminente. ¿no mandaban ya los militares?

Ahora nos vamos a referir al análisis del MC en los momentos presentes. En un reciente “Servir al Pueblo” dedicado íntegramente a este tema , se dice que “El Ejército llama a las puertas del golpe”. En un artículo que examina la evolución de los hechos desde el 23-F al 20-N se afirma: “En marzo y abril el golpe militar estuvo a punto de producirse varias veces”, “El sector más duro del golpismo fué presa de una grave desorganización de sus efectivos, debido a las circunstancias en que se produjo la acción de Tejero y Milans y la posterior detención de sus cabecillas más públicos”, se añade que “Madrid estuvo a merced de cualquier coronel que con su acción podría haber desencadenado el golpe” y que “el 23-F había cumplido al menos algunos de sus objetivos más inmediatos: poner en primer plano de la vida política del Estado al poder militar”. A pesar de esta afirmación, se sigue insistiendo en el que golpe es inminente. También se cita la formación de “bandas paralelas y Escuadrón de la Muerte que se preparan en Toledo, Valladolid y Madrid”, lo cual no decimos que no sea cierto, pero que no prueba nada respecto al tema en debate, ya que la extrema derecha se va a intentar seguir organizando y en un momento oportuno actua como complemento valiosísimo de los “demócratas” y de la policía oficial.

En los artículos de Servir al Pueblo encontramos diversas interpretaciones sobre el golpe. Y aquí entramos en uno de los temas más de fondo de este debate. El caracter de la democracia burguesa, su naturaleza y como en definitiva no se puede hablar de democracia en abstracto. Para el MC el golpe puede ser desde la participación de “los militares” en un Gobierno, después de negociaciones y acuerdo con las actuales fuerzas políticas parlamentarias (UCD, PSOE, fundamentalmente) o por el contrario puede materializarse en el derrocamiento violento de la actual legalidad democrático-burguesa. En un artículo se inclinan más por la posibilidad de un golpe “blando” que concretan en: mantenimiento de la institución monárquica, suspensión provisional de ciertos derechos constitucionales y reforma rápida del texto constitucional. Seguirían siendo legales determinados partidos aunque probablemente otros (Herri Batasuna y MC son los que cita el Servir al Pueblo) serían declarados ilegales. En Euskadi se daría una especial represión policial y el movimiento obrero sería represaliado.

Según íbamos escribiendo lo anterior, una duda nos asaltaba la cabeza. Pero ¡compañeros de MC! Este golpe blando del que habláis es la democracia burguesa de todos los días, es el golpe diario que la burguesía no ha dejado de dar desde el 20-N de 1975. Habláis de la supresión provisional de ciertos derechos y vosotros mismos tenéis que reconocer que ya eso  se contempla en la pendiente ley de regulación de los estados de alarma, excepción y sitio que son acuerdos constitucionales y que fueron aprobados por el PSOE y el PCE al dar el sí a la Constitución burguesa. Que ahora existe la llamada ley Antiterrorista la cual es un anticipo de las leyes citadas. Habláis de partidos ilegales y parecéis olvidar la reciente declaración de ilegalidad para LAIA, que también es una decisión perfectamente constitucional, pues como todo el mundo sabe la Constitución burguesa considera intocables tres principios: La Monarquía, la “unidad de la patria” y el Ejército. Y apoyándose en su legalidad los jueces burgueses declaran hoy ilegal a un partido que como LAIA, entre otras cosas se declara independentista. Habláis de que en Euskadi se daría una especial represión policial, lo cual parece decir que hoy no se da o que no se haya dado anteriormente desde el 20-N-1975 hasta la actualidad. Decía que el movimiento obrero sería represaliado. Pero la represión que la policía, los empresarios y los sindicatos y partidos colaboracionistas han realizado contra el movimiento obrero todos los días ha sido brutal. ¿Por qué entonces llamar golpe “blando” a lo que puede ser una modalidad más o menos represiva de la democracia burguesa? Llamando golpe “blando” a eso, lo que resulta es un embellecimiento de la democracia burguesa actual, una falsa división entre un régimen democrático (que sería el actual) y un régimen golpista que sería el de los militares o el dirigido por un militar, una falsa división entre “burgueses demócratas” y “militares golpistas” cuando hoy la mayoría de la burguesía utiliza la democracia al servicio de sus intereses y los militares de uno u otro color político burgués, son parte del poder opresor que existe sobre los trabajadores.

Parece que de forma muy artificial colocais la raya que separa la “democracia” (aunque limitada, con recortes, etc, etc, como decís) de la dictadura militar, en hechos no esenciales que además atribuis como específicos de la dictadura militar y que sin embargo han estado pasando todos los días en la democracia burguesa. La ilegalización de tal o cual partido, por ejemplo la vuestra, no puede ser el criterio definidor, cuando ya existen organizaciones declaradas ilegales.

Nosotros somos insensibles a tal o cual política burguesa. Por ejemplo ante un determinado aumento de la represión, o ante una política represiva específica de la burguesía sobre el movimiento obrero y popular, actuaríamos en defensa de los afectados tanto fueramos nosotros, el movimiento obrero en su conjunto o una determinada fuerza política. Pero lucharíamos contra esta política como política de la burguesía, como política antiobrera y antipopular, y ante esa ofensiva burguesa, como ante las anteriores, opondríamos la defensa de la democracia de clase, no la defensa de la democracia en general, sino de las organizaciones populares y políticas que sufren la represión, la defensa de las formas de lucha y de organización del movimiento obrero y popular, la necesidad de la solidaridad de clase frente a la burguesía en sus diferentes manifestaciones y formas concretas con las que oprime a las masas populares. No levantaríamos ninguna esperanza dentro de las masas en la existencia de “demócratas”, ni de “instituciones democráticas” con capacidad y voluntad de apoyar al movimiento obrero y popular, cuando esos supuestos “demócratas” y esas “instituciones democráticas” nos están machacando diariamente.

Volviendo al análisis político de los hechos desde el 23-F hasta el 20-N, MC no dice nada sobre el ANE, que se firmó poco después del 23-F, y no tiene encuenta que dicha firma fué una bofetada para los golpistas. El ANE era, y es una reafirmación de la etapa anterior, basada en los pactos y en lo que esto conlleva. La potenciación de los Sindicatos CC.OO y UGT, es decir los sindicatos que son piezas esenciales de la democracia burguesa, la potenciación de los cuadros de estos Sindicatos reintroduciéndolos de forma estables en el aparato estatal (Seguridad Social, Trabajo, etc…) como contemplan las cláusulas del ANE. En El Alcazar son frecuentes los ataques al “Sindicato comunista CC.OO.” y el PSOE y la UGT tampoco se libran de ellos. El ANE ha sido acompañado de los polémicos 2.400 millones de pesetas para la “consolidación sindical” ¿Ha sido algún militar golpista el que dió la orden a Calvo Sotelo para realizar esto? ¿Cómo interpreta MC estos hechos, la firma del ANE, la entrada de CC.oo y UGT en determinadas ramas del aparato estatal, es decir una mayor institucionalización de los Sindicatos, las subvenciones, el protagonismo político y sindical de estas centrales, etc? No lo interpreta, lo ignora, y en sus análisis este hecho ocurrido después del 23-F, ¿no se tiene en cuenta?.

Posteriormente la CEOE ha comenzado a obstaculizar el ANE, pero esto responde a un cambio en su estrategia política ligada a hechos como el avance del neoliberalismo imperialista, la consolidación de la Plataforma Moderada dentro de UCD, la mayor beligerancia de la CEOE en la vida política, con un apoyo  a AP en las elecciones gallegas. Pero esas actividades de la CEOE son tan democrático como las anteriores. Además ha vuelto a sentarse con UGT y trata de reconducir el ANE a su planteamiento anterior el AMI ya que evidentemente la CEOE prefiere UGT y CC.OO y prefiere dividir y enfrentar a las dos Centrales que estas se presenten unidas. Pero ante la crisis de UCD, por ejemplo, no se debe identificar a Suárez con la democracia y a Calvo Sorelo con el golpismo, ya que con ello se hace un flaco servicio a un sector tan reaccionario y antiobrero como es él suarismo.

Para el MC la posición que ha tomado el gobierno en el tema de la OTAN es una prueba de concesión del poder civil ante el poder militar. Sería esto una consecuencia golpista del fracasado 23-F. Es decir, el golpe no había triunfado pero los militares constitucionales imponían al gobierno un conjunto de condiciones, que en el espíritu que reina en los escritos de MC suponen condiciones antidemocráticas. Es decir se asocia lo militar a dictadura y lo civil a democracia. Esto es en el fondo el terreno conceptual donde se mueven las posiciones de MC, aunque no llegue a formularlo nítidamente.

Pues bien en este enfoque sobre el significado de la política de Calvo Sotelo ante el tema OTAN, identificándose con una concesión al poder militar existen por parte de MC varios errores.

Asociar a los militares los intereses de entrar en la OTAN y oponerlos a los intereses civiles es no comprender que la OTAN es una alianza poítico-militar que protege los intereses imperialistas de la burguesía española.

La UCD, Coalición Democrática, PNV, CIU, son pro-OTAN, y donde existan posiciones anti-OTAN es en la extrema derecha, aunque por motivos radicalmente distintos a los de las organizaciones revolucionarias y las organizaciones de masas populares.

La extrema derecha prefiere la alianza unilateral con USA, con un Reagan derechista a la cabeza del Estado yanqui y con un estado policiaco y entrenado en el apoyo sistemático a regímenes reaccionarios, que la entrada en un organismo donde las influiencias socialdemócratas y en general democrata-burguesas tienen mucho peso.

Dentro del Ejército, según diversas encuestas publicadas, la opción OTAN, no puede identificarse con los sectores de extrema derecha. Al contrario. La opción OTAN está defendida por sectores profesionales, “apolíticos”, que en acorde con sus intereses económicos e ideológicos, una modernización técnica del Ejército, mayores posibilidades de ascenso, el rejuvenecimiento de las escalas de mando que exige la entrada en la OTAN, la integración dentro del “mundo occidental”, entre otras razones. Este sector es partidario de la democracia burguesa no con una posición activa y no identificándose con ella, sino en la medida que acepta implícitamente que la política debe ser para los políticos y que la tarea de los militares es militar. Si vota a Alianza Popular o incluso a Fuerza Nueva no por ello es un golpista ya que delega en el poder civil la resolución de los problemas del gobierno. Ese sector es hoy mayoritario en el Ejército, y aunque muchos se ofenderían si se les llamara demócratas, su posición política fortalece a la democracia burguesa.

Otra opción claramente politizada, con posiciones golpistas en mayor o menor grado o de beligerancia activa en la vida política no es partidaria de la OTAN por las razones que hemos apuntado antes, y prefiere seguir como ahora, a que puedan interferir en sus planes fuerzas políticas y militares a nivel internacional pro-democracia burguesa.

Por otra parte queda una posición ultraminoritaria dentro del Ejército y fuera (ex-militantes UMD), que están en contra de la OTAN desde una posición de defensa del neutralismo, soberanía nacional, ejército defensivo, etc., que son la corriente pequeño-burguesa reflejada en las posiciones del ex-comandante Otero y seguida por el MC casi al pié de la letra como hemos criticado en la “Carta abierta a los militantes del MC y al Comité Federal”

LA TÁCTICA POLÍTICA DEL MC ANTE EL “INMINENTE PELIGRO GOLPISTA”.

Por una parte el Secretariado Federal en una declaración fechada el 5 de noviembre dice: “Condena (el Secretariado) la actitud del gobierno de UCD que paralizado por sus rivalidades internas y dependiente de las fuerzas más reaccionarias de nuestra sociedad no solo ha venido respondiendo con una escandalosa pasividad a las maniobras fascistas, sino que está negociando la entrega de nuevos resortes gubernamentales a sectores militares antidemócratas.

Llama a la opinión pública democrática y a todas las clases trabajadoras a pronunciarse contra este nuevo intento de liquidar las ya mermadas conquistas democráticas y a resistir, con su unidad y su acción, bajo todas las formas posibles, a esta nueva embestida del fascismo”

En fin esto es lo que se llama una declaración ante la historia, que desde el punto de vista práctico no tiene ningún tipo de operatividad. Existe una opinión extendida de que los órganos de dirección de los partidos están hechos para realizar declaraciones grandilocuentes que se sitúan fuera del tiempo, del lugar y de las condiciones. Son auténticos modelos de esterilidad. Por ejemplo el llamamiento a las clases trabajadoras para que con SU UNIDAD resistan la embestida es pura ciencia-ficción. Pero debe quedar bonito y además da más sensación de fuerza. Hoy la unidad de las clases trabajadoras está por los suelos. Y por mucho llamamiento que se ponga en un papelito esa unidad no se levanta. También llamar a la “opinión pública democrática” es otro enigma de la declaración del Secretario Federal. Pero en fin, dejemos esta faceta, la de las solemnidades aparatosas, inútiles, que tanto gustan a determinados partidos, el MC entre los de cabeza, y pasemos al llamamiento de la última página donde el MC dice:

***

Un camino de acción

Un peligro: que los militares se hagan con el Gobierno.

No queremos un Gobierno militar. Ni aunque lo bendiga el rey y lo acepte el Parlamento.

¡Los militares que se queden en los cuarteles!

  • Organicemos asambleas en fábricas, barrios y centros de estudio para informar del peligro golpista y discutir las medidas a tomar frente a él.
  • Exijamos que las instituciones democráticas se pronuncien contra las agresiones a la libertad y contra las amenazas golpistas.
  • Que todas las organizaciones obreras y populares se preparen para combatir a los golpistas bajo todas las formas posibles, que se unan para echar abajo la escalada fascista.
  • Si se forma un Gobierno controlado por los militares: ¡realicemos paros y huelgas generalizadas, asambleas y manifestaciones de protesta!

MOVIMIENTO COMUNISTA

***

Dice MC que los militares se queden en los cuarteles. Si para MC los cuarteles son todo el Estado español entonces existe la seguridad de que su deseo se cumpla, pero si los cuarteles son para MC lo que entendemos todos, entonces MC dice algo muy incorrecto. Los militares hoy además de estar en los cuarteles físicamente una parte de su tiempo, “están” en la burguesía, “están” dentro de la clase burguesa. No son un cuerpo de profesionales al margen de la sociedad. Los militares están hoy en muchísimos puntos del aparato estatal. Los militares ocupan puestos importantísimos en la policía política, en el aparato judicial, en los consejos de administración de las empresas de capital social privado y de capital social estatal. Los militares están en la enseñanza, en las empresas ocupando cargos de asesoramiento o de técnicos superiores y medios. En fin, los militares forman parte de la burguesía y no nos vale que el MC argumente que su frase es agitativa, es para que lo entienda la gente, etc, etc. Y no nos vale porque con esa frase se refuerza el supuesto apoliticismo que deben tener los militares, según la ideología burguesa, cuando el Ejército es política concentrada  y sus funciones son totalmente y especialmente políticas. Mantener por las armas el poder de la burguesía frente a competidores (las masas populares, otra burguesía, etc) de dentro y fuera de las frontera del Estado.

La exigencia a las “instituciones democráticas” para que se pronuncien contra las agresiones a la libertad y contra las amenazas golpistas tiene el primer error de todas las exigencias y es que o se tiene fuerza para exigir o si no lo de exigir es una palabra sin contenido. Es decir, realmente MC RUEGA a las “instituciones democráticas” que se pronuncien contra las agresiones a la libertad. ¿Quienes son las “instituciones democráticas” ?. Como en el texto que estamos comentando, más adelante se hace referencia a las organizaciones obreras y populares, no queda duda que las “instituciones democráticas” son como nos temíamos, nada más y menos que los aparatos políticos de la democracia burguesa, es decir, Congreso, Senado, Gobierno, Tribunales, Partidos parlamentarios, etc. Nosotros creemos que todas estas “instituciones democráticas” sin necesidad de exigirles nada se están pronunciando todos los días sobre la libertad. Por ejemplo la reciente condena de 7 años a Vinader realizada por la Audiencia Nacional es una muestra. Pero no hace falta irse a casos tan extremos. Nos podríamos centrar en las leyes laborales (Estatuto de los Trabajadores, Ley Básica de Empleo…) o en la ley “antiterrorista” elaboradas en esa “institución democrática” que es el Parlamento a juicio del MC. O en la “ley de leyes” que es la Constitución, que por cierto, MC no apoyó en 1.978 ¿Y ahora?

“Si se forma un Gobierno controlado por los militares ¡realicemos paros, huelgas, etc!”. A nosotros nos encantaría que esto se pudiera hacer, porque entonces propondríamos y apoyaríamos que ahora se hicieran contra el Gobierno “civil” existente. Motivos existen de sobra y seguramente MC nos dará la razón en esto.

Pero entonces, dirá el lector, es que MC o su Secretario Federal, no se dan cuenta de lo que vosotros decis, no capta el alto nivel de represión que existe ya actualmente, etc. Pues bien, diremos nosotros, el problema no es que MC o su Secretariado Federal sean tontos. El problema no es ser tonto o listo, sino que es algo más complejo. Tiene que ver con las posiciones de clase QUE EN LA PRÁCTICA se adoptan en la lucha, (y no las declaraciones formales y literarias donde se hacen mil reverencias al pueblo y al proletariado jurando fidelidad a sus intereses, etc. etc). Y tiene que ver con el grado de asimilación de la teoría revolucionaria por parte del MC y de su Secretaría Federal en particular. Y esa asimilación de la teoría revolucionaria y esa práctica de clase tienen vínculos recíprocos.

MC, para nosotros, está fuera de una posición marxista-leninista en el problema crucial de la democracia burguesa. Arrastra toda la deformación oportunista que desde la época del VII Congreso de la Internacional Comunista se produjo dentro del movimiento comunista internacional. Sigue encerrando el problema entre los incorrectos marcos de fascismo o democracia, y ante ese dilema, sin posibilidad de opinión aparente, sólo cabe las supuestas bondades de la democracia, frente a los terribles (y reales) males del fascismo. MC está descolocado en la democracia burguesa, pues se diluye su referencia política, ideológica y teórica fundamental, el ANTIFASCISMO. MC “necesita” el fascismo, entiendasenos bien, no es que lo quiera, al contrario es su máximo enemigo dentro de la ideología política, pero al mismo tiempo para realizarse como antifascista, para sus planes de amplias alianzas, de  frente popular, llámese como se llame, necesita al fascismo. Necesita ver más golpistas de los que ya existen, necesita cargar al fascismo lo que son actos naturales y coherentes de la democracia burguesa, necesita identificar represión, violencia con fascismo en vez de explicar a las masas que fascismo y democracia burguesa son formas de dominación, son dictaduras de clase distinta, de una misma clase capitalista. Mientras que MC siga siendo antifascista antes que anticapitalista seguirá viendo golpes por todos los lados, y puede que algún día hasta acierte, pero “acertar” no es el problema. Lo importante es ir avanzando en la elaboración y aplicación de una política revolucionaria con un contenido de clase, que defienda a la clase obrera y a los restantes explotados y oprimidos frente a todas las agresiones burguesas sea cual sea la forma en que se concreten y materialicen.

19 de noviembre de 1981

Notas.

(1) “Servir al Pueblo” EXTRA, 12 de noviembre de 1981

(2) Algunas cuestiones sobre el golpe militar. Manifiesto 57 Marzo 1981. El Golpe. Nuestra Clase n. 79 Marzo 1981

¿Ha triunfado el Golpe? Estado, Ejército y burguesía. Manifiesto 59 Julio 1981.

CASO KHASHOGGI: ES LA ECONOMÍA ESTÚPIDO

Por Guadi Calvo.

Una vez despejadas las dudas sobre que el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, no fue una operación de enemigos internos o externos del reino saudita, las responsabilidad del crimen cae sobre el príncipe heredero Mohamed bin Salman (M b S) ya nos preguntamos: “¿quién sabe, donde el presidente Donald Trump decida cortar la línea de responsabilidades? porque sin duda es el único quién lo va a disponer”. (Ver Khashoggi: Por qué todos estamos hablando de él).

Ya Trump ejecutó el esperado corte y ya sabemos todos, lo que todos presumíamos, ha salvado las barbas del heredero expresado su apoyo incondicional a Arabia Saudita y afirmó que no había nada que vinculara al príncipe Mohammed bin Salman con el asesinato de Khashoggi.

En un mensaje escrito el 20 de noviembre que titula “¡El mundo es un lugar muy peligroso!”, vaya descubrimiento, Trump no solo ignora la investigación de la CIA que concluye con que fue el príncipe Mohammed bin Salman quién ordenó el asesinato, y deja mal parada a la comisión del Senado compuesta por demócratas y republicanos, que, estudiaban la suspensión de la venta de armas a Riad, entre otras sanciones, sino que reafirma los lazos indisolubles sellados en el “Pacto del Quincy” de 1945.

Ahora habrá que esperar que la prensa internacional comience a arrear una vez más sus banderas de “indignación” por el asesinato de un colega, y como en otras muchísimas oportunidades la monarquía wahabita salga indemne, como del genocidio que en este preciso momento ejecuta contra el pueblo yemení, donde ya ha asesinado a 65 mil civiles.

Así todo Trump deja abierta una vía de escape a sus declaración, por si surgiera alguna otra evidencia incontrastable diciendo: “Nuestras agencias de inteligencia continúan evaluando toda la información, pero podría ser que el príncipe heredero haya tenido conocimiento de este trágico evento, ¡tal vez lo hizo y tal vez no!” En buen romance la investigación ha terminado y ya no se conocerá públicamente nada de lo que se sepa.

La afirmación del presidente tuvo su correlato de manera inmediata por parte de Fred Ryan editor y CEO del Washington Post, medio con el que colaboraba Khashoggi, al momento de su muerte: “La CIA ha investigado a fondo el asesinato de este periodista inocente y concluyó con gran confianza que fue dirigida por el príncipe heredero. Si hay razones para dudar de los hallazgos de la CIA, el presidente Trump debería hacer pública esa evidencia de inmediato”.

Si bien, no había que esperar demasiada dureza en el castigo a los Saud, por el asesinato, tampoco se esperaba tanta indulgencia por parte de Trump, que sin duda es mucho más dependiente del Reino de lo que se ve. Es cierto que Riad es el pívot fundamental en su estrategia contra Irán, fuente de todo terror universal, según el rosáceo magnate y en mucho la sobrevivencia del enclave sionista en Palestina.

Además los sauditas se han constituido en un elemento clave para el America First. Trump, que ha definido como muy exitosa su visita del año pasado al Reino, donde habría cerrado inversiones sauditas en los Estados Unidos, por 450 mil millones de dólares lo que crearía hasta 600 mil puestos de trabajo, solo para cubrir los requerimientos de armamentos por parte de Riad, ya que de esa inversión, hasta ahora no concretada, de 110 mil millones serían para la adquisición de equipamiento militar. Los exagerados anuncios de inversiones sauditas los refuta el informe del “Centro para el Pensamiento de Políticas Internacionales” de Washington, cuyo autor, William Hartung, precisa que los nuevos empleos no alcanzan los 20 mil.

Además Riad, proveedor histórico de petróleo barato a los Estados Unidos, puede perjudicar mucho a la economía norteamericana con solo cerrar por un rato los grifos de su producción, prueba de esto es la respuesta que dio en una de sus últimas ruedas de prensa: “Si quieres ir a ver que los precios del petróleo suban a 150 dólares el barril, todo lo que tienes que hacer es romper nuestra relación con Arabia Saudita”.

Una importante crisis petrolera podría estallar, ahora que está en marcha el plan de sanciones por parte de los Estados Unidos contra la República Islámica de Irán, lo que ha producido un considerable aumento en los precios del petróleo y se espera que continúe en alza, si Arabia Saudita no cubre el faltante, del fluido iraní.

Riad, es fundamental para cubrir este nuevo déficit petrolero, según los cálculos más discretos, el reino podría suministrar hasta un millón y medio de barriles más por día al mercado. Casi lo mismo que Irán estaba produciendo, un millón seiscientos. Mientras que Rusia y otras naciones petroleras del Caspio podrían también subsanar el faltante e incluso los propios Estados Unidos acudiendo a su producción por fracking .

Trump, como empresario en muchas oportunidades ha desarrollado grandes negocios con los sauditas, a pesar de haber declarado en plena crisis por el asesinato que: “no tenía intereses financieros en Arabia Saudita” olvidado miles de millones de dólares que ganó tras innumerables transacciones inmobiliarias e inversiones sauditas en sus empresas.

Tres años atrás declaró en Mobile, Alabama, en plena campaña que se llevaba muy bien con ellos y afirmó: “Me compran apartamentos, gastan 40 millones, 50 millones. ¿Se supone que debo disgustarlos? Eso me gustan mucho.”
Por lo que el presidente norteamericano, que ignora el informe de la CIA y otras agencias, se conforma con sancionar a 17 de los involucrados en el crimen, que se habrían movido por la libre, al tiempo que tal como lo han hecho el rey Salman y su hijo cataloga a Khashoggi, como “un enemigo del estado” además de ser miembro de los Hermanos Musulmanes, la organización fundamentalista de origen egipcio que propugna el wahabismo, la misma filosofía religiosa que los Saud, al-Qaeda y el Daesh.

De cómo blanquear a un príncipe

El decisivo apoyo de Trump a Riad, ha sido un salvoconducto indispensable, para que el príncipe bin Salman, pueda salir del cono de sospecha en que quedó desde que estalló el escándalo Khashoggi, a principios de octubre y del que emergieron detalles tan escabrosos y pueda concurrir a la cumbre del G20, que se desarrollará en Argentina a fin de mes. Si la respetabilidad de los países concurrentes fuera realmente cierta, ninguno de sus representantes podría siquiera estrechar la mano del príncipe, cuya presencia ya habría sido confirmada por Buenos Aires.

Lo que generará una importante disyuntiva no solo para los asistentes sino y fundamentalmente al propio príncipe, ya que, a pesar de que el reino ha enviado a funcionarios de rango inferior a cumbres anteriores, el año próximo la cita se mudará nada menos que a Riad.

De asistir el príncipe a Buenos Aires, se encontrará nada menos que con Recep Erdogan, el presidente turco, quien no se ahorró acusaciones contra Riad y filtró toda la información de sus agencias de inteligencia a sus colegas occidentales, e incluso insinuó que la responsabilidad del crimen era absoluta del príncipe Mohammed.

A la vez la delegación saudita estará junto a Ángela Merkel, la canciller alemana, cuyo país ha ejecutado las sanciones más fuertes tras el crimen de Khashoggi, suspendiendo la venta de armas y prohibiendo el ingreso al país de unos dieciocho ciudadanos sauditas involucrados en el caso. Frente a la pasividad de otras muchas naciones accidentales que tienen importantes acuerdos económicos con el Reino.

El mundo “civilizado”, “blanco” y “democrático” que asiste a las reuniones del inminente G20, ¿tendrá el coraje de hacerle algún reproche a unos de los más perversos asesinos del presente? genocida en Yemen, financiador de la guerra en contra Siria del Daesh y al-Qaeda o aquello impuesto en 1992 por James Carville, el asesor de campaña de Bill Clinton: “es la economía, estúpido” volverá a sonar tan rotundo como un trueno en mitad de la noche.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.